Las elecciones en los Consejos Legionarios
www.legiondemaria.org

Nota: El presente texto es un artículo escrito para la revista de la Legión de María. Lo transcribimos aquí porque puede ser útil para la reflexión de los legionarios antes de las elecciones de los Consejos.

 

Tengo la impresión de que los legionarios aún no han tomado conciencia de la gran importancia que representan las elecciones de los Consejos legionarios y de la responsabilidad que eso acarrea a todos los que en ellas participan.

Esa importancia debe ser evaluada en tanto consideramos decisivo el papel de los Consejos y la importancia capital de tener buenos oficiales en la dirección de los Consejos.

a) El papel de los Consejos
Muchos piensan que la única función de los Consejos es asegurar la parte administrativa y burocrática de la Legión; serían una especie de Secretaría General que proveyera las programaciones, atendería la correspondencia, adquiriría y vendería el material, etc. Todo eso podría ser hecho por técnicos sin ninguna vivencia legionaria y tal vez con mayor eficiencia.

El Manual nos ofrece otra visión cuando afirma que es deber de los Consejos:
. Asegurar la unidad.
. Defender los ideales primitivos de la Legión.
. Guardar intactos:
. Su espíritu.
. Sus reglamentos.
. Sus costumbres.
. Tratar su expansión (Manual Pág. 177)


Foto de una reunión del Senatus de Bogotá, Colombia.b) La importancia de los oficiales en los Consejos
Como se puede concluir de ese amplio espectro de responsabilidades; no bastan a sus oficiales inteligencia, dinamismo y técnica; es preciso por sobre todo, un profundo espíritu legionario. De ellos, mucho más que de los oficiales de los Praesidia, se debe afirmar: "Si fallan los dirigentes, todo se marchita" (Manual Pág. 98).
Por eso afirma el Manual: "En todas partes la Legión valdrá lo que valgan estos consejos" (Manual Pág. 177). Yo agregaría: Los Consejos serán lo que fuesen sus oficiales.
De ahí la importancia y seriedad muy grande que se debe dar a las elecciones en las que son escogidos los oficiales. Quien se descuida sobre el particular demuestra poco amor a la Legión y apatía criminal con relación a la expansión del Reino de Dios.

c) La preparación para las elecciones
El Manual dice que: "Las fechas de aceptación de las candidaturas y de la elección se comunicarán a los miembros -si es posible- en la junta precedente a la junta de la elección" (Manual Pág. 179, 11). Esa determinación tiene por objetivo:
. Dar a conocer a todos los miembros sobre las elecciones. Tomando en consideración que por motivos de distancia u otros, no todos los miembros podrán estar presentes en la reunión anterior a las elecciones, la comunicación podrá ser hecha dos reuniones antes.
Sin embargo, no debe ser mucho antes para evitar las "maniobras electorales" tan comunes en las organizaciones humanas, lo que sería deplorable de existir en la Legión.
. Los lleva a tomar conciencia de la responsabilidad de cada uno en la selección. Como el Manual los destaca: "Es lícito hacer comentarios sobre la aptitud de los candidatos, aunque con la natural prudencia." (Manual Pág. 179, n.12).
. Nos lleva a rezar para que el Espíritu Santo, por intercesión de nuestra Reina y Madre, ilumine a todos en una decisión tan importante.

Foto de una reunión del Senatus de Bogotá, Colombia.d) Los Criterios para la selección
No nos dejemos llevar en tan importante selección, por los criterios humanos y enteramente subjetivos como la simpatía, la amistad u otros. Los criterios deben ser objetivos teniendo a la vista únicamente el bien de la Legión y de su apostolado.
Comentando una expresión usada por el Manual en otras ocasiones debemos votar por quien María votaría en nuestro lugar. Sin querer agotar el asunto, citamos aquí algunos criterios muy importantes:
El candidato a quien desearíamos votar debe ser alguien:
. Que cumpla fielmente sus deberes de socio activo: Lo que el Manual dice de los Oficiales del Praesidium, vale mucho más para los Oficiales de los Consejos: "Como cualquier otro oficial y miembro del praesidium, cumplirá las obligaciones impuestas a los demás socios en cuanto al trabajo ordinario del praesidium". (Manual Pág. 253, 19).
. Que conozca bien el sistema legionario, no apenas en teoría sino con cierta experiencia. 
. Que viva la espiritualidad legionaria. Y aquí sobresale especialmente la humildad, como lo afirma el Manual: "El espíritu de la Legión de María es el de María misma. Y de manera particular anhela la Legión imitar su profunda humildad" (Manual Pág. 6) Y en otra parte: "La humildad desempeña un papel único en la vida de la Legión". (Manual Pág. 25ss.)
. Que cultive la lealtad legionaria en todos los niveles.
. Que sea dinámico, sin ser dispersivo.
. Que tenga liderazgo, lo que no significa asumir solo sino saber dividir responsabilidades y aprovechar valores. Bien lo dice el Manual: "El presidente -y esto vale para todos los dirigentes- tiene que estar alerta para no cometer una falta por desgracia demasiado común: la de asumir la responsabilidad exclusiva aun de los detalles más nimios. Eso acarrearía el entorpecimiento de la organización, y, en centros populosos y de mucho trabajo, hasta una paralización completa". (Manual Pág. 192). Eso se manifiesta frecuentemente en el exceso al hablar: "Ese exceso de palabras en los presidentes anula a los miembros y les deja sin deseos de hablar" (Manual Pág. 252, n.11)

e) La manera de realizar la elección
El Manual es muy preciso al respecto. Por eso basta leer lo que está escrito en la página 180, n.13 del Manual. Atiéndase bien a lo que dice el Manual: "No porque se trate de elegir a dirigentes para una organización espiritual se pueden hacer las elecciones con descuido" (Manual P. 180). Nunca se debe olvidar que corresponde al Consejo Superior inmediato, aprobar la misma.

f) Dos actitudes equivocadas
. Aspirar cargos: También aquí se puede realizar lo que dice el Manual: "Aun cuando hay fe en el conjunto del pueblo, aun cuando se congregan hombres religiosos para fines religiosos, en llegando a asociarse, no tardan en mostrar a las claras la flaqueza innata del hombre" (Manual Pág. 186). Tales personas casi siempre procuran "sobresalir", son dinámicas pero egocéntricas y lo critican todo; en el fondo, desean que las consideren como "salvadoras".
. No aceptar cargos: Actitud contraria e igualmente equivocada, pues demuestra falta de disponibilidad. Olvidan lo que nos recuerda el Manual respecto a María: "Si María hubiese rehusado, la humanidad no habría sido salvada" (Manual Pág. 325)
. Lo que es peor: con total falta de responsabilidad y de amor a la Legión, solo para librarse del sacrificio que le es pedido, votan por cualquiera.

Fotos de una reunión del Senatus de Bogotá, Colombia.